Tras los eucaliptos nace de un proyecto colaborativo realizado con los vecinos de Llanos del Sotillo, un pueblo de colonización construido en el sur de España entre 1956 y 1962. Fue proyectado por José Antonio Corrales, un joven arquitecto de prestigio internacional, utilizando un diseño radical basado en una retícula abstracta de 4 por 4 metros. Entre las transgresoras peculiaridades destacan las calles cubiertas por las propias viviendas y su disposición en peine o la ausencia de fachadas representativas, a excepción de un campanario monumental coronado por una cruz.

Junto a la película se realizó un proyecto de historiografía colectiva con las copias de los planos originales del pueblo, fotografías aportadas por los vecinos y dibujos realizados por los más pequeños.
Mark